top of page

Sonañdo con fantasmas y valles: ¿estoy realmente conduciendo?

Updated: Oct 6, 2023


A continuación, hay un breve video que acompaña esta pieza y todo lo que la inspiró...


Sonañdo con fantasmas y valles 2023. 40x40cm. Pastel al óleo en tablero.



VIDEO REEL


El otro día, en uno de esos momentos típicos míos, se me cayó este tablero detrás de la estantería de discos al alcanzar demasiado alto en un intento de colgarlo en un tornillo poco adecuado. Logré aguantarlo con un dedo mientras caía, arrastrando las pinceladas finales que había realizado en el arbusto sobre todo el muro de estuco del patio, mientras lo aseguraba con una intensa presión de un solo dedo, contra la pared de la sala de estar. Estuvimos precariamente equilibrados por un rato, el tablero y yo, estirados al máximo, agradecidos por mi formación reciente en gimnasia artística, mientras me reposicionaba para agarrarlo de forma segura y detener la caída libre hasta el polvoriento abismo que es la parte trasera de mi estantería de discos. No llegue a sellar el dibujo antes de intentar este movimiento, no esperaba colgarlo, simplemente sucedió, así que todo eso necesitaba ser retocado. Pero ahora está hecho, en realidad, diría que incluso mejorado, limpiado, y sellado, y estoy muy contenta de que esté terminado.


Hay muchos recuerdos y asociaciones para mí detrás de este dibujo, además de este último. Han pasado seis meses desde que comencé... Estaba visitando a algunos amigos en Ibiza, finalmente tenía algo de tiempo libre y mi propio espacio de estudio para comenzar a integrar el viaje por España hasta ese momento, y la vida en general, supongo... con algo de aire del valle y amigos de toda la vida para nutrirme. Un día cogí el tablero más grande que tenía conmigo, uno de esos que había estado cargando en mi equipaje durante semanas, y me puse manos a la obra.


Esta era la vista desde un lugar en el que nos alojamos en Los Algodonales, que está en el sur de España, en las singulares montañas de Andalucía, una zona conocida por sus pintorescos pueblos blancos, entre otras cosas. Hace 25 años, me quedé prendada de un pueblo en esta área, un lugar que mi corazón sabía, de manera decisiva, que debía quedarse aquí, pero no lo hice... y ahora, después de tantos años, Ramón, sus padres y yo estábamos de regreso... en un viaje por carretera... con mucha anticipación y alegría. Así que Algodonales fue una parada en nuestro camino a Ronda, una oportunidad para pasar tiempo de calidad, para sentir la vibra desde lejos, para respirar estas montañas... perdernos un poco, relajarnos con suerte, y quizás, aunque no llegué a hacerlo, dibujar un poco.


Fui yo quien entró primero. Logré obtener la llave de la señora que estaba calle arriba, y me dirigí directamente al lugar mientras los demás se ocupaban de las maletas y de lo que implica estacionar en un lugar incómodo en una estrechísima calle de un pueblo español. El anuncio era nuevo, sin reseñas. Eso siempre me da un poco que sospechar... ser los primeros, pero este lugar parecía que podría adaptarse a todas nuestras peculiaridades y preferencias, así que simplemente nos lanzamos.


Al entrar en la casa, emanaba una cierta sensación de que no estaba del todo habitada ni lista... de estar esperando. La puerta al patio de la planta de abajo estaba abierta, y noté que empecé a poder respirar más profundamente... espaciosamente... esa vista al valle frondoso era mejor que en las fotos. Capturé el momento mientras esa calma energía todavía estaba presente para tomar una foto, que terminaría siendo mi referencia para este trabajo, y me puse a limpiar la mesa y las sillas del patio, que estaban extremadamente polvorientas. Estaba sonriendo para mí misma... esto no es lo que normalmente hago al llegar a un lugar nuevo, pero mi cuerpo estaba actuando solo. Necesitaba preparar este espacio ahora mismo. Quería sentarme allí. Necesitaba sentarme allí, relajarme, y que estuviera listo.



Resulta que la casa es una de las únicas dos en el pueblo que se mantienen en su forma original y no han sido renovadas. Tiene un carácter hermoso. Muchos objetos artesanales, fotos antiguas, arte, azulejos originales, mucha madera. En la planta de abajo se encuentran la cocina, el salón, el dormitorio principal, el baño, y éste patio. Ramón y yo compartíamos la planta de arriba, que era súper linda, básicamente parte dormitorio, parte sala de estar/oficina con una increíble terraza al aire libre que tiene vistas panorámicas del pueblo y las montañas. Sin embargo, a pesar de que la terraza de arriba era más abierta y espectacular, era la de abajo la que me llamaba, y estaba deseando simplemente relajarme allí en las siguientes mañanas con mi café.


Excepto que al día siguiente me desperté en un estado súper extraño... había estado soñando con fantasmas toda la noche. Mientras estaba acostada allí, sintiendo que estaba despierta, mi cuerpo era invisible, tenía la pierna levantada en el aire, y le estaba diciendo a Ramón: ‘mira, te dije que esto iba a pasar, siempre pasa’, y levantaba mi pierna arriba y abajo, y podía ver a través de mí misma, y había tenido, digamos, no pesadillas, pero cuentos de fantasmas toda la noche en mis sueños, lo cual no es lo usual para mí. Supuse que había despertado a Ramón, pero en realidad él ya estaba despierto, lo cual también fue extraño, y afortunado porque le acababa de soltar todo eso.


Él me dice: tengo que contarte algo.


Resulta que durante la noche, él bajó al baño y notó una silla debajo del pequeño lavabo que no estaba allí antes, cuando se estaba cepillando los dientes para prepararse para acostarse; y no sabía por qué estaba así, pero una silla que había estado en el comedor, estaba ahora extrañamente encajada bajo el lavabo, y en ese momento le vinieron flashes de todos los mensajes sobre la muerte y vivir una vida plena que estaban por toda la casa en arte y en fotos, que había visto la noche anterior pero a los que no había prestado mucha atención, y ahora le daba que pensar que podría haber un fantasma allí, enviándonos mensajes. Así que estuvo despierto el resto de la noche pensando que podría haber fantasmas, mientras esperaba a que sus padres se despertasen para preguntarles al respecto.


Entonces él dice, ‘o hay un fantasma aquí o estabas soñando con fantasmas porque yo he estado pensando en ellos toda la noche’.

Bueno... resulta que era lo segundo.





He vivido en una casa con fantasmas antes. No es gran cosa, para ser honesta, una vez que aprendí a convivir con ellos, y no estaba sintiendo una mala vibra ahora, como tal, aunque hubo un breve período en el que mi corazón estaba pesado, imaginando que nos cambiariamos de sitio ese día, que los fantasmas nos estaban invitando a irnos... a seguir hacia Ronda. Pero en cambio, pude hacer lo que había estado esperando... bajar, hacer un café, sentarme afuera, relajarme y dejar que este lugar me captara, incluso si yo no estaba lista para plasmarlo.


Aparentemente, existen estas cosas llamadas hojas de Nadi... justo me enteré de ellas el otro día, Jonah Dempcy y Dave, alias Neutrino Radio, estaban hablando de ellas en el nuevo podcast de Jonah llamado "Frequencies: A Human Design Podcast". Estaba relacionado con la idea de que no tenemos elección, que simplemente estamos en un camino, que la vida está sucediendo, ya sea que lo notemos o no, y las hojas de Nadi están al tanto de esa historia. Hay personas que leen las hojas y, si las buscas, encontrarán tu hoja, tamizando entre miles y miles de hojas posibles hasta que encuentren la tuya. Es un proceso de eliminación basado en los nombres y eventos de tu historia de vida. Algunas de las hojas comienzan a desmoronarse, potencialmente desintegrándose por completo, haciendo señas hacia aquellos momentos en los que uno se ha desviado irremediablemente de su camino; decision falsa tras decision falsa que hace que la probabilidad de volver a su hoja se vuelva progresivamente imposible... y la hoja lo sabe. Pero cuando esto no ocurre, nuestra hoja está ahí para nosotros, con cualquier desviación de nuestra trayectoria siendo más como retraso o resistencia en el camino para pasar por esos puntos, que volveremos a encontrar de alguna otra manera o en algún otro momento, atrapados como imanes hacia lo inevitable.


Definitivamente, hay momentos en los que me pregunto qué me deparaba en Ronda todos esos años atrás, si hubiera seguido mi corazonada y me hubiera quedado... estudiado español en una academia, permitido que el hermoso flujo del valle me guiara y nutriera. Así que aquí estoy, dando vueltas de nuevo, y me encanta que esta obra siempre me recordará a eso: hay lugares donde debo estar, y mi cuerpo lo sabe porque cada uno de nosotros tiene un mecanismo en su interior que nos navega. No todos los mecanismos funcionan de la misma manera, así que se trata de reconocer y permitirse alinearse con lo que sea ese flujo único... confiar en eso... confiar en nuestro movimiento único en el espacio... y me recordará a las personas que me acompañan, me influencian y me aman por el camino... preferiblemente desde una habitación separada, cuando sea posible ;)


xx

Jacqui


** Este dibujo es disponible como paño de cocina en blanco y beige. $45 mas envio desde Australia.






59 views0 comments

コメント


bottom of page